SOY EL AGUA

Mucho más allá del ciclo hidrológico y la trillada cifra de las tres cuartas partes, el diálogo que te propongo, requiere de humildad y de tu música, de que pongas los ojos al nivel del mar y escuches el goteo de los manantiales con que lleno a diario tus pozos.

Soy el agua y esta es mi filosofía, la tuya y la de todo lo que me contenga. Fluir, buscar el mar sin estancarme, fluir y hacer germinar.

Venera cada gota como el primer modelo de la esfera, como la célula primera planetaria. Recuerda que he venido  de estudiar estrellas en el lago inmóvil, estudiando la ecuación del arco iris por si puedo dártelo en el tiempo de tu encuentro.

Así que cuando veas una gota cerca no la pierdas, olvida tu reflejo en ella, memoriza su reflejo en ti. Y no la pierdas, primero pierde el alimento, el sueño, los dioses que has podido metabolizar, pero jamás pierdas el agua, ese lujo déjalo para seres superiores. No la pierdas ni la niegues.

Sin embargo aclaremos una cosa, no quiero que me salves, me basto sola para emigrar de mi debacle en las cascadas, para encontrar mi propio limbo en la neblina y para renacer desde el rocío.

No, no soy yo la que precisa purificarse, ni la que puede desaparecer, no soy yo la que tiene un precio y si así fuera,  no habría quien pudiera al fin pagarlo.

Así que replanteemos el problema y dejemos de pensar en ahorrar el agua con la ilusa mecánica de las pertenencias, he estado aquí desde hace más de tres mil millones de años y aunque sea una pena decirlo,  apenas anteayer enterré a los dinosaurios, seguramente seguiré sin ti.

Hay agua suficiente para los que me han descifrado, para el manglar que habla la lengua salobre de mi raza, para los peces que me beben y me guardan, que se entregan a mi y para ti hay un poco de agua dulce, para ti que has cumplido con menos del 1% de mi expectativa, para ti que tienes en la piel una tragedia que no he podido deslavar con miles de aguaceros y sigues creyendo que al agua se le trata con químicos y no con gratitud. (Autor desconocido)                                                             

 

Acerca del autor

Carolina Miramontes

Especialista en el tratamiento biológico de las aguas residuales con más de 20 años de experiencia.